San Ignacio de Loyola 2017-09-28T13:43:04+00:00

 Algunos rasgos característicos de la Espiritualidad Ignaciana  

Una espiritualidad es un modo determinado de vivir la vida cristiana. El Evangelio tiene muchas riquezas y se puede vivir desde muchos ángulos. Toda espiritualidad es un camino a una forma de amar y servir. La espiritualidad Ignacio de la moda, el modo, como Ignacio de Loyola hizo suyo “el camino cristiano”, camino original y fundante. El modo en que Ignacio vivid el Evangelio y la forma en que Ignacio rezo se transforma en paradigma de la Espiritualidad Ignaciana. Los ignacianos (tanto los jesuitas, algunas religiosas como los laicos) viven la fe con la matriz que Dios use con Ignacio.

1- PRIMACÍA ABSOLUTA DE JESUCRISTO: SEGUIMIENTO PERSONAL DE JESÚS

Para que el Ignacio estaba claro que sólo Jesucristo puede exigir de la persona una fidelidad absoluta, y sólo Él puede convertirse en sentido absoluto de una vida entregada. Ignacio experimenta a un Cristo que invita a seguirlo personalmente para trabajar con él, para vivir como El, para servir y amar como El y compartir su suerte. En síntesis, estamos invitados a compartir con Jesús su propio destino, sentido y misión. Nos convertimos en “compañeros” ya la vez en “discípulos” de Jesús. Esta sintonía con su suerte es comparte su misión, la cual implica ponerse al servicio del Reino de Dios. En él se encuentra el sentido y la plenitud de la existencia humana. Identificarse con Jesús supone actuar al estilo suyo.WhatsApp Image 2017-08-25 at 12.38.35

2- EL SERVICIO – LA ACCIÓN 

El seguimiento de Jesús se expresa en el servicio concreto. Se busca una adhesión afectiva pero también efectiva de Cristo. El ignaciano busca los medios prácticos, concretos y eficaces para llevar a cabo lo que Jes0s quiere: la construcción del mundo nuevo (“Act0a coma si todo depende de ti, sabiendo que en realidad todo depende de Dios”). No hay teme ensuciar las manos por amor a los demos. Este ‘dispuesto a seguir a Jesús en las cosas pequeñas y prácticas del diario vivir y en las opciones grandes de la vida. Su Unico deseo es servir en todo el bien de la humanidad y así dar gloria a Dios (“en todo amar y servir”, “ad maiorem dei gloriam”).

3- “SENTIR CON LA IGLESIA”

El seguimiento de Jesús se realiza en el interior de una gran comunidad que prolonga la presencia del Señor por los medios de comunicación de Espíritu. La fidelidad y el amor por la Iglesia caracterizan a la persona de Ignacio, ya que esta era un modo concreto de ser fiel a Jes6s. Este sentimiento con la Iglesia Lleva también a nuestro propio ser Iglesia; Nuestra vocación es vivir en comunidad, es construir esa Iglesia real en la que nos desarrollamos. Significa aceptar con alegría y con creatividad lo que los Pastores nos proponen, confiando que está trabajando el Espíritu de Jesús; Significa también hacernos responsables de la vida de nuestra Iglesia adquiriendo un rol laical protagonista y decidido. Dentro de esta vida de la Iglesia adquiere especial relevancia la celebración de la Eucaristía. En ella somos Iglesia, comunidad,

4-ESPIRITUALIDAD DE DISCERNIMIENTO

Vivir el discernimiento significa la búsqueda constante de la voluntad de Dios sobre mí. Es la actitud básica del que busca en los signos de los tiempos que en ellos hay de comunicación de Dios. Espiritualidad de discernimiento quiere expresar una vida atenta a las manifestaciones del Espíritu que nos guían a la Verdad. Esto Es algo esencialmente dinámico, es Aceptar Que lo unico absoluto es Dios Y Que las Formas En que vamos viviendo Nuestra existencia f Deben ir adecuándose constantemente (o Formas Estilos Personales de Vida, trabajo, vida comunitaria, etc.), en vista de la Realización Cada vez más acabada de nuestro ideal. Discernir espiritualmente supone una persona que está atenta y vigilante ante la diversidad de espíritus que se agitan dentro de ella, conoce los signos de Dios en su interior, los elije libremente, Es sincero consigo mismo y sin apegos, los concretos en la realidad. Es tener la corona de poner la vida ante el Señor para transformar y convertir. Es también un proceso de reconocimiento de todo aquello que en nosotros traba u obstaculiza nuestra entrega a Dios y los demás y por lo tanto no lo elegimos. Para conocer y practicar el discernimiento ignaciano lo mejor es hacer los “Ejercicios Espirituales” y todo ordenar la vida y elegir la voluntad de Dios. Examen diario “también será una herramienta clave para desarrollar el olfato y la atención a los signos de Dios. Es también un proceso de reconocimiento de todo aquello que en nosotros traba u obstaculiza nuestra entrega a Dios y los demás y por lo tanto no lo elegimos. Para conocer y practicar el discernimiento ignaciano lo mejor es hacer los “Ejercicios Espirituales” y todo ordenar la vida y elegir la voluntad de Dios. Examen diario “también será una herramienta clave para desarrollar el olfato y la atención a los signos de Dios. Es también un proceso de reconocimiento de todo aquello que en nosotros traba u obstaculiza nuestra entrega a Dios y los demás y por lo tanto no lo elegimos. Para conocer y practicar el discernimiento ignaciano lo mejor es hacer los “Ejercicios Espirituales” y todo ordenar la vida y elegir la voluntad de Dios. Examen diario “también será una herramienta clave para desarrollar el olfato y la atención a los signos de Dios.

5-EL “MAGIS” (EL “MAS”)

Algo constante en los escritos de San Ignacio es su insistencia en el “más” “el mayor servicio”, “el mayor bien”, “la mayor utilidad”, “el bien más universal” ”, Etc. Son todas las expresiones que significan una actitud básica el no a la mediocridad y el sí un aquello que no nos presente el mayor desafío en cualquier área de nuestra vida. Y no por búsqueda personal o exitismo mundano. Evidentemente no es fácil saber a priori en toda circunstancia Y persona que significa esto en concreto el discernimiento espiritual es la herramienta ignaciana adecuada para saberlo, ya que nos ayuda a ponderar los diversos elementos a tener en cuenta .ayuda

6-CONTEMPLACIÓN EN LA ACCIÓN

Con esta frase Jerónimo Nadal, uno de los primeros compañeros de Ignacio, definió la moda en la que había vivido. Eso nos quiere decir que la construcción de un mundo mejor y la eficacia en la misión (acción) debe financiar en el acercamiento y en el enamoramiento del Señor (oración-contemplación); Y la vida de oración que tengamos (contemplación) debe llevarnos naturalmente a una entrega ya un servicio mayor (acción). Significa, en palabras de Ignacio, “encontrar un Dios en todas las cosas y todas las cosas en EI”.